Ekiden 2016

El pasado 1 de mayo se celebró la tercera edición del Ekiden. 771 equipos. 4626 participantes. Ganas de correr, de disfrutar y de pasarlo bien. Una mañana diferente.

Volvimos a correr con AVAPACE, casi con el mismo equipo. Este año se nos unió Nuskaonline ya que una de las personas que la hizo con nosotros estaba en otro equipo.

Esta edición vino con algunas novedades que a mi me dejaron un poco así así. Sí, estaba bien en la teoría, pero en la práctica fue más bien molesto. Me explico. En las dos primeras ediciones había una salida y una zona para la entrega del tasuki (la banda del relevo). Este año decidieron que habrían 40 boxes, vamos, 40 zonas para hacer el relevo. Cada equipo tenía el suyo que compartía con 19 más. Solo podía estar la persona que iba a recoger el tasuki. Aquí fue lo que falló. Muchos equipos pasaron de esta norma y decidieron pasar la mañana en la zona de relevos, haciendo difícil acceder a los boxes o ir hasta la zona de avituallamiento y entrega de medallas.

tumblr_o6ik64y8w91qzsjffo1_500.jpg

Medallas. ©Bellafer*

Otra de las novedades que sí triunfó fue la de cambiar el recorrido del último relevo. Antes, al hacer los 5km, entrabas en pistas para volver a salir y terminar de completar los 2,195mts que faltaban y terminar otra vez en pistas. Esta vez se hacía todo el recorrido por fuera de pistas hasta el fina, para entrar en meta.

Ahora ya me meto en el ajo a contar nuestra maratón.

Llegamos sobre las 8:30 para encontrarnos todo el equipo. Nos posicionamos en las gradas, nos contamos las ganas y los miedos por el calo y en seguida Ana, nuestro primer relevo, se baja a la salida. Como siempre, todo un espectáculo. Se curran un montón las salida y eso mola.

NoMa es el segundo en salir. Sobre las 9:20 se posiciona en el cajón y espera a que llegue Ana, que hace buen tiempo, pero sufriendo ya que viene un poco tocada.

Yo salgo la tercera. Nervios por no saber cómo va a reaccionar la rodilla. Miedo a no poder completar la carrera. Sobre las 10:30, ya en el box que me corresponde, veo a NoMa entrar en pistas. Me da el relevo y salgo escopetada hacia la salida de las pistas. Sí. Lo habéis adivinado. Salí demasiado rápido y tuve que aflojar. Todo iba bien. Iba cómoda, tranquila, no hacía calor, la rodilla sin dolor… Hasta la mitad. Pinchazo. Bajo ritmo. Sigue doliendo. Ando. Retomo. Mal. Tuve que terminarla andando y corriendo. Por fin veo las pistas. Aprieto los dientes. Acelero. Bajo a pistas. Localizo a Vicente. Corro como si no hubiera mañana. Le entrego el tasuki. Fin de mi carrera.

Vicente hace una carrera rápida ¡casi ni le vemos para animar!

Nuska, nerviosa por ser su primer Ekiden, se va rápido al box. Hace los 5kms más rápidos del equipo y muy cómoda. Y en seguida sale Noemí. Empezamos ha hacer apuestas sobre el tiempo de entrada en meta. Entró en 3hs55. ¡Madre mía! 20 minutos menos que el año pasado.

Ahora solo queda esperar al año que viene 😀

 

 

Anuncios

Lady Dilema

A ver si plasmando mis pensamientos consigo tomar una decisión. Es un poco #firsworldproblems, lo se XD

El tema es el siguiente: llevo un par de meses pensando en meterme en otro equipo para poder entrenar con gente (y salir un poco del famoso círculo de confort), para avanzar, para sentirme parte de un grupo (cómo somos los seres humanos, tenemos unas necesidades a veces)… En fin, que estoy ahí, dándole vueltas y más vueltas y no llego a tomar la decisión.

Es que luego pienso ¿y si no me adapto al grupo? ¿y si me pasa como con el grupo anterior? Y si quiero hacer el Ekiden del año q viene con AVAPACE o con amigos, ¿me pondrán pegas? ¿O si quiero correr con la camiseta de AVAPACE? Que diréis “si tanto te importa AVAPACE ¿por qué no te vas con su grupo?” Pues muy sencillo: porque es un poco como con los que estaba antes, que tendría que bajar a Valencia para entrenar y eso no me viene bien, y para entrenar sola pues voy por libre y au.

Ayer quedé para tomarnos un café con una chica del grupo en cuestión, que conocí vía twitter (a veces me pregunto si se seguirá conociendo gente a la antigua usanza… esto da para post reflexivo XD) y me estuvo contando un poco lo que ya sabía y me animó a inscribirme. Pero aún así no lo tengo claro. Y en este caso no se si hace como cuando vas a comprarte algo y no te convence, que es mejor no comprarlo… ¿vosotros (si es que hay alguien al otro lado) qué decís?

La solidaridad mueve el running

No hay más que ver el calendario de carreras para saber que, 1.- estamos dentro de una burbuja de quemar zapatilla muy peligrosa*, y 2.- nos movemos por solidaridad.

Lo primero da para mucho, pero no es el momento, y lo segundo… ¿cuántas carreras por alguien/colectivo habéis visto u oído en los últimos meses? ¡Es alucinante! Casi todos los pueblos tienen una. Y lo bueno de todo es que este tipo de carreras no suelen ser muy duras y no son nada competitivas, además de ser más asequibles. ¿Lo malo? Que casi siempre son en verano, la época que más odio si se trata de correr.

Como ya dije en a principio de año, uno de mis objetivos era hacer la 10K de Burjassot para Avapace. Eran muchos los motivos que me han movido a hacerla, el más importante Avapace. El caso es que nos apuntamos mi pareja y yo, pensando que teníamos tiempo para entrenar y lo íbamos a petar en la carrera. Bien. Tiempo tuvimos, ganas ningunas (veranito, calorcito, playita, blablablabla…) y petar… Mi pareja hizo un tiempo muy muy muy decente para hacer un año que no hacía esa distancia y yo peté en el kilómetro 8 y la terminé corriendo y andando.

La carrera la disfruté y sufrí a partes iguales. Había muchísima gente animando en las calles, correr en casa y saber que me esperan en meta hace mucho. Pero el que hizo el recorrido se podía haber metido una de las cuestas por el c**o. ¡¡Mecagoenlalechemerche!! sobre el kilómetro 6 sabía que había una, sabía que, estando dónde estaba en ese momento, habría que subir, pero cuando giré la esquina y vi la cuesta de casi 200metros maldije hasta la saciedad esa carrera y a mi por apuntarme.

Una de las cosas que pensaba días antes era que qué pasaría si llego la última o de las últimas, correr sola, con el coche escoba cerca no me hacía ninguna gracia. ¿Qué pensaría la gente al verme? ¿Me retiraré? No lo voy a llevar bien, lo se. Pues bien, no entré la última pero sí de las últimas y no llevé tan mal lo de ir sola (en realidad íbamos unas 5 personas bastante juntas), decidí cambiar el chip y disfrutar de esas calles PARA MI SOLA, sin coches. ¿Y la gente? Aplaudiendo y dando ánimos cuando pasaba. Joder, pues mola.

Lo que más me emocionó fue entrar en meta de la mano de mis dos sobrinos, que me esperaban ansiosos. Fue genial ese momento, no solo por terminar, que tenía ganas, sino por los dos chiquillos, que les hacía una ilusión tremenda. Luego me contaba mi pareja que no hacían más que preguntarle que dónde estaba y que porqué tardaba tanto.

Foto de En Series.

Entrando en meta con los sobris. Foto de En Series.

En fin, que estoy contenta por el trabajo hecho y ahora toca recuperarse y a buscar nuevos retos 🙂

*Peligroso porque cualquiera se puede calzar unas zapas, pero si se hace sin pensar demasiado es fácil lesionarse.

Bienvenida a la república independiente del running

Tengo el blog un poco aparcado. Han pasado cosas, pero no os he contado nada. Como si esto lo leyera alguien

Ya no pertenezco a Runners, ahora llamado Runners Ciutat de València. Las razones son múltiples, no ha sido decisión de un día, sino que ha sido meditada, puesta sobre la mesa, barajando todas las opciones y al final casitodas las conclusiones llevaban al mismo punto: dejar el club. Las razones me las guardo para mi, este no es el sitio en el que decir las cosas. De estos casi dos años con ellos me guardo la gente maja que he conocido, las experiencias, el (y mi) primer Ekiden y alguna amistad. Me da un poquito de pena, pero mira, es mejor así.

Y te preguntarás que con quién entreno ahora. Pues con nadie. Yo solita, y reconozco q a veces se me hace pesado, pero bueno. Iba a irme a Burjarunners, pero es que ahora no me apetece “atarme” a nadie. Me he dado cuenta de q si te vas a un grupo dónde no conoces a nadie al final acabas muy quemado. Y yo conozco a un par de personas en Bujarunners, pero juegan en otra liga. Aparte, que no, que no puedo ir gastándome más dinero en esto. Ahora soy independiente y si quiero correr en representación de algún grupo será por AVAPACE, por mi amigo el culazo.

Mis objetivos para esta temporada son muy modestos: hacer mínimo 8 carreras del circuito (las 10 no han podido ser porque fallé la primera), el Ekiden, el 10k de Burjassot y si se tercia, el de L’Eliana. Y seguro que caerá alguna más, pero eso se verá sobre la marcha. Ahora estoy entrenando para intentar hacer un 10 en una hora. No se cuánto tardaré en conseguirlo, me gustaría que fueran 3 meses, que es lo que marca un plan que he encontrado en internet, pero ya veremos. Por lo pronto puedo decir que la carrera por la Universitat del circuito, q son 5,300, la hice con un ritmo de 6’34” de media, y eso me da esperanzas.

Oh! Y ahora soy toda una runner (joder, como odio esa palabra). El rey majo, que tardó en llegar y encima cambió el regalo por otro mejor, me trajo el Polar M400, que encima de ser pulsómetro (con banda al pecho, no de pulsera), es pulsera de actividad. Vamos, que todo el uno. Estoy supercontenta. el único fallo, por así decirlo, es que no vibra. No me seáis mal pensado. Es un inconveniente para cuando me toca hacer series porque tengo que bajar la música y estar atenta. Es una pega tan ínfima que no le doy casi importancia.

Y por ahora nada más. Ya os contaré el tema Ekiden, que me muero de ganas de que llegue ^__^*

Ya pasó el día

Sí. Ya pasó la temida carrera. Y la terminé.

El sábado me fui de cumpleaños de los enanos de la familia y me contuve a la hora de picotear y merendar, que al día siguiente hay carrera y hay que madrugar, y ya sabemos que no suelo dormir de los nervios, no vaya a ser que no duerma por haber comido demasiado. Eso sí, me lo pasé pipa con las amiguitas de la niña, corriendo de un lado para otro, jugando a “palmas palmitas”…

El domingo, a las 6hs45 sonó el despertador y me quise morir. Total, solo he dormido 2 horas seguidas… Ale, en pie, a desayunar bien, a prepararse la mochila de “por si acasos” (estos son manías mías…), me visto, me calzo las zapas y compruebo todo: brazalete, cascos, dorsal, imperdibles, riñonera, pañuelos de papel, botella de agua… parece que está todo. Bien, solo son las 7hs30. Vamos que hemos quedado.

Conseguimos aparcar bien en la zona que queríamos. Recogemos a mi amiga Concha por el camino y hacia el punto de quedada de Avapace, para la foto. Llegamos sin problemas, a pesar de los nervios de mi amiga. Nos hacemos la foto. El grupo más numeroso de la carrera. Todo sea por echarles un cable. Y ahora hacia la salida, que ya no queda nada. Nervios.

Suena el disparo y empezamos a movernos. No quería, pero al final me acompaña mi pareja. Despacito. Andando. Cruzamos el arco. Esto se anima. Empezamos a correr. Miro a mi derecha. Ahí están la maratón. Empiezan la piel de gallina. Seguimos avanzando. No dejan de adelantarnos gente. Me da igual, llevo mucho sin correr y voy a ir lenta. Cogemos la primera rotonda y consigo saludar a Mayte. Mira que es maja. Casi se me saltan las lágrimas. Voy concienciada para no terminarla, para tener que parar por el dolor y eso me hace daño. Nos separamos de la maratón. Y de repente ¡¡la cabeza de carrera!! Visto y no visto.

Seguimos corriendo. Nos encontramos con el primer carro de Avapace. Quieren terminar la carrera en una hora. ¡Ánimo chicos! Sois muy grandes. Allí al fondo, en el puerto, nos volvemos a encontrar con la maratón. Mira, el grupo de 3 horas. Ole sus huevos. ¿Has visto al ochentero? Va total. Y volvemos a separarnos.

Ya somos un grupo disperso. Llevamos detrás al otro carro de Avapace. Estos quieren hacerlo en una hora y diez. Lo que yo quería hacer y no voy a poder. No tardan en adelantarnos. Y yo empiezo a notar q necesito agua. Soy tonta y me he dejado la botella en la bolsa. Michico hace un megasprint hasta el avituallamiento para coger agua. Volvemos a separarnos del maratón y ya no les vemos más. Venga.

Kilómetro 6. Me empieza a doler. Aprieto los dientes. Venga, sigue sigue, un poquito más. Ya empiezo a no poder tirar. Kilómetro 7. Unos italianos se desviven animandome, gritando mi nombre. ¿Tan mal se me ve? ¿Y si abandono? Me acuerdo de mis profesores de educación física, que si me vieran ahora. Sigo un poco más. Ya casi no puedo más. Mira, esos entrenan en las pistas, son muy majos.

Quiero parar. Estamos en el 8, pero es que las piernas casi no me responden. La mujer de delante, que va haciendo marcha y cualquiera la pilla, me anima a seguir. Esto lo tenemos ya casi hecho. Un señor nos ve al grupito que vamos juntos, casitodo mujeres, y nos grita “vosotras sí que sois heroínas, sois unas campeonas, vamos que ya lo teneis, solo un poco más”. Al fondo la última rotonda y a cruzar el punte. Más gente animando.

El 9. Vamos vamos vamos. ¿Ves a Joxe? Y la mascota del Pamesa. Venga, que ya bajamos al río. “¡¡Venga, campeona!! ¡¡Viva!!” Gritan los del grupo de Avapace. Bajamos. No puedo más. Me paro a andar. A 30 metros un voluntario me dice que si me paro me llevo una paliza, que tengo la meta supercerca. Sigo. Veo a un montón de gente dónde estaba yo el año pasado esperando a michico. No animan. Que sosos, por favor. Ya doblamos y michico se tiene que quedar, y empiezo a correr sobre el agua. Aguantando las lágrimas. Sigue, B, sigue, que ya estás ahí, unos metros más… ¡¡LLEGUÉ!!

Tiempo total: 1h18min17segs. He sufrido. Me ha costado mucho terminarla. Pero lo he conseguido. A pesar de la lesión. A pesar de llevar 4 semanas sin correr. A pesar de todo. Solo quiero ver a michico y darle un abrazo y las gracias por haber estado a mi lado toda la carrera y no dejar que abandonara.