Este NO es mi año

Esta mañana me ha quedado claro que este no es mi año. No estoy en mi mejor forma y hoy lo he pagado con creces.

Esta mañana se ha celebrado en Valencia la famosa “Volta a Peu”, la que para muchos fue nuestra primera carrera. Para mi lo fue en el instituto, cuando odiaba correr y era un suplicio para mi, pero decidimos apuntarnos por aquello de que medio instituto la hacía y motivadas por varios profesores. Mucho ha llovido desde entonces.

Este año me emperré en hacerla. Este año tiene que ser mi vuelta a esta carrera, a los recuerdos de aquel año, a correr por zonas que he corrido muchas veces, pero de forma diferente. Y nos apunte NoMa y a mi. Eso sí, a sabiendas de que era posible que no la terminara ya que se celebra a las 10 de la mañana. En mayo. En Valencia. El infierno. Pero nos apuntamos. Y a sabiendas que venia de una lesión de rodilla izquierda que ya conté en el post anterior.

A las 9:30 ya estábamos posicionados, con el pulsómetro dando morcilla diciendo que no, que no funcionaba y que se reiniciaba cada vez que buscaba señal de gps. Nimiedades que tocan las narices.

Empezamos, NoMa desaparece entre la muchedumbre y yo tiro. Mucha gente, muchísima, de todas las edades. De echo, delante de nosotros, antes de empezar, una familia con dos nanos de unos 9 y 7 años con camisetas de Correcaminos SD (mítico grupo de entrenamiento de la ciudad), que estoy segura que me hubieran fundido en 300 metros.

Hasta el kilómetro 4, la mitad, bien, pero fue llegar al tunel de Germanías y empezar a flojear. Mucho calor, pulsaciones altas y toca andar para bajarlas y recuperar fuerzas. Así hasta el final.

A 100 o 200 metros de la meta, justo antes de doblar hacia el Puente del Real (el de Viveros) he notado dos “clacks”seguidos: cadera y rodilla derecha. Y tener que parar. No poder correr. La cintilla iliotibial. Con un dolor casi insoportable (esto sí que es dolor) he llegado a meta. Iba a abandonar, pero total, NoMa me esperaba al final de la meta, qué más daba pasar por el arco de meta que por al lado si tengo que ir al mismo sitio.

Ahora me tocará una o dos semanas de parón. Justo ahora que empezaba un entrenamiento para la 10k de L’Eliana. Una fucking mierder.

Anuncios