Declaración de intenciones

Esta semana me pasaron un “decálogo” de lo que hace un verdadero runner, de lo que nos gusta a todos los runners… En fin… En mi humilde opinión, y se que me pueden caer por todas partes, son cosas que hacen las personas obsesivas. OJO, cada uno que haga lo que considere que tiene que hacer, solo faltaría, yo solo doy mi opinión.

El artículo, el cuál no voy a enlazar, decía que un verdadero runner, los fines de semana se levanta a las 7 de la mañana para entrenar y suele hacer tiradas largas, mientras que una persona normal descansa. ¿Perdona? Mira… NO. No digo que nunca lo haré, pero a día de hoy paso de levantarme más pronto los fines de semana que entresemana para salir a entrenar. Ni voy a entrenar por la tarde. Igual, si me da y no tengo ningún plan, algún domingo me da por salir con mi pareja, pero por norma general paso. Para mi, los fines de semana son para estar con mi pareja, mi familia y mis amigos, son para descansar. Ya entreno (o no) durante la semana.

De este artículo también me molesta que se trate a las “personas normales” como gente que no se interesa por su salud, gente sedentaria, gente que no entiende a los runners etc. Yo entiendo que es complicado, de primeras, hacer entender a una persona, que has empezado a correr, a hacer ejercicio. A mi me ha pasado, algunas personas llegaron a apostar por ver cuándo lo dejaba. Y es complicado cuando los amigotes te dicen “¿quién te persigue? jojojo” “va, deja esa chorrada y vente a tomar unas cervezas” y otras lindezas que he oído. Pero también entiendo que es un VERDADERO COÑAZO si tu único tema de conversación es el running de los cojones.  Si solo tienes un tema de conversación eres un coñazo. Y puede que un obsesivo. Y me da igual que el tema sean los hijos, el running o el fútbol. Todo se remata cuando tú eres el único runner de entre tus amigos. ¿No has pensado que tus amigos están un poco hartos de que solo hables de farleks, de lo que engorda esa hamburguesa o de que les des largas para tomar algo un sábado por la noche por que al día siguiente TIENES que salir sí o sí a las 7?

Yo entiendo que igual te estás preparando para la maratón y necesitas entrenar. De verdad que lo entiendo. E igual yo sea así en unos años. Pero chico, vive un poco, que ninguno somos atletas profesionales ni vamos a ir a las olimpiadas. Lo que sí que tengo claro es que no quiero interponer mi vida social por los entrenamientos. Ni esas cervecitas ni esas hamburguesas ni esa comida malísima por salir a las 7. Pues sino salgo a las 7 ya saldré a las 8 o a las 18hs.

 

Sin espectativas

Os comenté que me había bajado un entrenamiento para la 10k de L’Eliana. Lo he estado medio siguiendo. No al 100% porque me parece demasiado entrenar todos los días para mi estado de forma y porque he empezado con las prácticas del curso que llevo haciendo desde octubre que me quitan mucho tiempo.

A ver, que me voy por las ramas… Pues no voy a hacer la carrera. No porque no quiera, me apetece un montón. Todos los años me planteo hacerla, pero por unas cosas o por otras nunca la hago. Y este año me vuelvo a quedar con las ganas. Y no hago la carrera, sino que el entrenamiento, que me vendría muy bien, tampoco voy a poder hacerlo.

En julio empiezo a trabajar. Tres meses. Julio, agosto y septiembre. Solo tres meses. 8 horas, jornada partida.

Seguramente también me pierda la 10k de AVAPACE de Burjassot. Esta duele más.

¿Puede ser ya octubre?

¿Semana 4?

Sí, lo pongo entre interrogantes porque no he hecho nada en la que se supone que era la última semana del entrenamiento que empecé por lo que pasó en la volta a peu.

Toda la semana de descanso, con hielo en la zona dos veces al día y antiinflamatorio oral. A mitad de semana empecé a notar mejoría: podía bajar escaleras casi sin dolor. Me automasajeé la zona con una pelota de tenis (aunque me compré un rodillo de  foam del Decathlon que ya os contaré) un par de días y el viernes ya estaba casi casi curada.

Me hice a la idea de no hacer la carrera del circuito que tocaba el domingo, pero cuando llegó el día, sonó el despertador y me levanté, cambié de parecer. Me visto, la empiezo y si noto algún dolor o alguna molestia paro. Pero quiero intentarlo. Total, ir voy a igual porque ya me he levantado y voy a acompañar a NoMa… Él me pide, ante todo, prudencia.

Sí, la hice entera, sin dolor, sin molestias, sin sufrimiento 😀 ¿feliz? Mucho. Pero no me tengo que dormir en los laureles, tengo que fortalecer y fortalecer y fortalecer y fortalecer. Esta semana ya la tengo más o menos planificada así que ¡a por todas!

Semana 2

La semana 2 ha sido muy muy muy floja. Empecé con el entrenamiento que me tocaba (30′) + 20′ de brazos. Poco a poco voy cogiendo fuerzas y ganas de seguir.

El segundo día tocaba correr 6km pero como mi rodilla ya sabemos como está, los hice andando.

unnamed.jpg

Todo muy bien hasta el kilómetro 5, que la rodilla empezó a manifestarse. Venga, va… ¿andando también? Pues sí. Eso sí, hice el kilómetro que me faltaba, burrica que es una, porque el resto de entrenamientos no los pude hacer. Dolor intenso nunca ha sido, seamos sinceros, pero el suficiente como para parar y que la cosa no vaya a más.

Y ayer tuve, por fin, la cita con mi fisio. Iba un poco cagada. ¿Y si me toca parar un mes? ¿Y si me toca hacerme plantillas? ¿Y si es más grave de lo que pienso? Al final, después de un buen rato sufriendo del daño que me hacía (ahora tengo tres moraos a lo largo del muslo), me dijo que el problema no es en sí la rodilla, sino que he perdido masa muscular en la(s) pierna(s) y eso ha derivado en la rodilla. Vamos, que me ponga a hacer sentadillas y lunges como  una loca para fortalecer.

Ayer y hoy me los tengo que tomar de descanso por prescripción suya, pero mañana ya puedo empezar.

Por otra parte, esta semana es la famosa Volta a Peu. Tenemos los dorsales. Son 8kms. No-sé-qué-hacer. Me apetece mucho mucho mucho. La hice hace muuuuuuchos años y me apetece repetir. Sentía que este era el año, pero no se si voy a estar en condiciones. De aquí al domingo decidiré.

Semana 1

Como prometí, aquí estoy, para hablar de mi primera semana de vuelta a las rutinas.

Cuando me planteé retomar en serio, deverdaddelagüena, estavezsíquesíyaverás, quería hacerlo con un programa que me obligara a hacer lo que toque, que me lo organizara solo porque últimamente estoy tan vaga que con proponérmelo no sirve, necesito que esté marcado en la agenda de antemano, así que fui a lo fácil: abrí N+TC* y seleccioné el programa “Estilízate”. Son 4 semanas en los que te mueves 5 días con días de descanso alterno.

El primer día fue más o menos bien. No pude hacer todos los ejercicios porque, como ya dije, he perdido la forma y porque mi rodilla no me lo permitía. Pero no hizo que parara. ¿No puedo hacerlo? Pues hago algo parecido que sí que pueda.

El segundo era carrera continua de 5kms en los que fui prudente y lo dejamos en andar y correr. El domingo era el Ekiden y tenía que guardar fuerzas para mi relevo.

El tercer entrenamiento me lo salté a la torera. Tocaba el sábado y lo sacrifiqué por un par de paseos.

El domingo también tocaba entrene, era carrera rápida de 5kms, justo lo que iba a correr yo en mi relevo. Genial. O no. Realmente fue una caca. El día acompañaba, me sentía bien, tranquila, a gusto, un poco nerviosa, pero con un poco de miedo por la rodilla. Cuando recogí el tatsuki** me emocioné tanto que empecé a correr demasiado deprisa y tuve que bajar ritmo. Los dos primeros kilómetros bien, luego empezó a molestar la dichosa rodilla y ya tuve que alternar correr con andar. Aún así la terminé y con un tiempo decente. De todas maneras ya haré un post-resumen de lo que fue este año el Ekiden.

Y el último entrene fue el lunes, Yoga. Sí, relajado, tranquilo, senci… ¿SENCILLO? ¡¡¡Pero si los últimos ejercicios o asanas o como se quieran llamar son imposibles de hacer si no lo has hecho nunca!!! Eso sin contar las agujetas que tuve el martes. Las echaba de menos.

Con respecto a la rodilla, no creáis que no me la voy a tratar, la semana que viene tengo hora con la fisio. Lo ideal hubiera sido esta semana, pero estaba completa, así que la que viene. Si me toca correr, andaré rápido, hasta dónde me deje y listo, pero no voy a parar. No quiero.

La semana que viene más. Enjoy it! 😉

*App de entrenamiento de Nike que se llama Niki Training Club

**tatsuki: relevo en forma de banda que se lleva en el Ekiden

 

 

¿Qué me ha pasado?

De repente, ya no soy capaz de hacer muchos ejercicios que hacía hace un año. Ya no aguanto subir 5 pisos seguidos sin ahogarme. Mi velocidad en la carrera… velocidad dice la tía loca…

Mis abdominales, los tocabas, ¡y estaban fuertes! Y me dolía menos la espalda…

Si todo esto era hace un año ¿qué ha pasado? Pues que la vaga que hay en mi se ha adueñado de la fuerza de voluntad que tenía y ya no hacemos nada de nada. Lo justo para terminar una carrera una vez al mes, y cortita, eh? Nada de 10kms.

Y de comer ni hablamos… No me privo de nada. De-na-da. Soy facil de convencer y en clase voy con dos chocoladictos que casitodas las tardes meriendan napolitanas, berlinas, palmeras (sí, sí, en plural)…

En fin, que así estamos, que me miro en el espejo y digo, chica, quiérete tal y como eres ¿qué más dan esos 3 kilos de más? ¿Y esas lorzas? Pero hasta hoy. Hoy he dicho que no. Que no puedo seguir así, que tengo que volver a mi rutina de hacer pesas/pilates/salir a correr. Y no por estética, que también, sino por sentirme bien, para que no me duela nada y para estar sana.

Voy a intentar hacer aquí un resumen semanal de mis progresos, a ver si así me motivo. Y poniendoos de testigos no abandono, como dice Nuska. YES, I CAN.

Fin de semana completito

Este ha sido un fin de semana completo. Charlas, reencuentros, entrenamiento y animadora en el MAMOVA*.

12977162_811426448989389_5286037961165519695_o.jpg

Foto con Cristina Mitre by Runner For You

El viernes Cristina Mitre dio una pequeña charla en La Pechina sobre “Cómo correr sin prisas”. Reconozco que fue un poco más de lo mismo, pero con la energía que tiene y el buen rollo que desprende, da gusto ir a verla. Allí me reencontré con un par de personas con las que compartí equipo y me hizo ilusión. En especial me ilusionó una de ellas, Lorena, con la que compartimos opiniones y misma visión de cómo había evolucionado el equipo que compartimos. Me alegra saber de ella (si me lees, un beso enorme).

El sábado por la mañana, Mitre había organizado un entrenamiento por el río y allá que me fui, a trotar poco y andar mucho. Me ha quedado claro que la rodilla está tocada y tengo que hacer bondad e ir al médico. Una de las cosas que más me gustó de la mañana fue desvitalizar a la parte femenina de No solo de correr vive el runner. Hablamos poco, pero fue un placer. Y un saludo especial a la parte masculina y ánimo con ese descanso 😉

Y por último, esta mañana una amiga se estrenaba en los 21km y de una manera muy especial: por la montaña. Así que allí nos hemos ido. A animarla, aplaudirla y abrazarla. Nos hemos encontrado con Kike y Mercedes de Gent de Foios, que son puro amor y siempre es un placer verles.

Reconozco que me han dado un poquito de envidia, a mi lo de la montaña se me resiste pero me llama mucho. Quiero probar, pero me da mucho respeto. Probaré seguro, que leches. Los miedo están para saltarlos. Aunque tendré que ir drogada de biodramina, que las carreteras secundarias y yo… :S

*MAMOVA: Maratón de Montaña de Valencia.