De vuelta

Hola!

Por fin ha pasado el verano, aunque no el calor, y el fin no tener tiempo para mi, para correr, para entrenar… la vuelta a la normalidad.

Ha sido un verano durillo, el trabajo me ha dejado baldada. Salía de casa a las 8 y hasta las 20:30, como pronto, no volvía. Y claro, lo último que me ha apetecido al llegar y llevar todo el santo día andando, ha sido salir a correr. Creo que lo hice tres días.

Pero bueno, el tiempo pasa y ya volvemos a la “normalidad”.

Como comenté, la 10k de L’Eliana no pude hacerla por el trabajo, pero la de Burjassot… cayó a medias. Mi pareja se apuntó. Debía hacerlo por muchas razones, pero la principal es que le servía como entrenamiento para la Media Maratón (sí, por fín se apuntó). Y yo, como soy una ansias y no me puedo estar quieta y se que todo lo recaudado es solidario, me apunté también. Todos los días cambiaba de opinión: “no, no la voy a hacer, no estoy para correr y mucho menos 10 kilómetros”, “que la hago entera, que leches! Y si termino la última, pues termino la última, pero yo la hago corriendo y andando”, “bah! hago la salida y me retiro el primer kilómetro”… Sí, soy así. El caso es que, llegado el día, tenía claro que iba a hacer un trozo y que me retiraría, no es cuestión de llevar al cuerpo a extremos para luego lesionarme. Pues eso, que salimos y en seguida me adelantaron TODOS los corredores quedando la última durante un ratito.

Para los que no hayáis hecho nunca esta carrera sabed que, lo que viene a ser plana y fácil no es. Te encuentras subidas y bajadas durante todo el recorrido. Que sí, que mola porque es diferente, pero jod** un rato a quienes estamos mal acostumbrados a ir por lo llano.

Al poco de empezar, un señor de unos 50 tacos (o más) y yo nos adaptamos a correr casi mano a mano. Pobre, me supo mal dejarlo, ibamos agustico, pero al llegar al 5 fuí sensata y en vez de seguir con la recta, giré por mi izquierda para abandonar el recorrido. Sabía que lo iba hacer más tarde o más temprano, pero aún así dolió al ego. Joder, que nunca había tenido que abandonar una carrera y mira, duele. Aunque supiera que era lo mejor para mi, se me escaparon un par de lagrimillas de rabia.

Mi chico hizo una buena carrera, está contento y sigue con sus entrenamientos para la Media.

Y yo… yo me estoy pensando hacer de tripas corazón (odio madrugar mucho mucho mucho) y empezar a salir a correr por las mañanas en vez de por las tardes, así ya lo tengo hecho. Y porque por las tardes quiero hacer vida social. Ya os contaré.

Y vosotros ¿qué tal el verano?