¿Qué me ha pasado?

De repente, ya no soy capaz de hacer muchos ejercicios que hacía hace un año. Ya no aguanto subir 5 pisos seguidos sin ahogarme. Mi velocidad en la carrera… velocidad dice la tía loca…

Mis abdominales, los tocabas, ¡y estaban fuertes! Y me dolía menos la espalda…

Si todo esto era hace un año ¿qué ha pasado? Pues que la vaga que hay en mi se ha adueñado de la fuerza de voluntad que tenía y ya no hacemos nada de nada. Lo justo para terminar una carrera una vez al mes, y cortita, eh? Nada de 10kms.

Y de comer ni hablamos… No me privo de nada. De-na-da. Soy facil de convencer y en clase voy con dos chocoladictos que casitodas las tardes meriendan napolitanas, berlinas, palmeras (sí, sí, en plural)…

En fin, que así estamos, que me miro en el espejo y digo, chica, quiérete tal y como eres ¿qué más dan esos 3 kilos de más? ¿Y esas lorzas? Pero hasta hoy. Hoy he dicho que no. Que no puedo seguir así, que tengo que volver a mi rutina de hacer pesas/pilates/salir a correr. Y no por estética, que también, sino por sentirme bien, para que no me duela nada y para estar sana.

Voy a intentar hacer aquí un resumen semanal de mis progresos, a ver si así me motivo. Y poniendoos de testigos no abandono, como dice Nuska. YES, I CAN.

Fin de semana completito

Este ha sido un fin de semana completo. Charlas, reencuentros, entrenamiento y animadora en el MAMOVA*.

12977162_811426448989389_5286037961165519695_o.jpg

Foto con Cristina Mitre by Runner For You

El viernes Cristina Mitre dio una pequeña charla en La Pechina sobre “Cómo correr sin prisas”. Reconozco que fue un poco más de lo mismo, pero con la energía que tiene y el buen rollo que desprende, da gusto ir a verla. Allí me reencontré con un par de personas con las que compartí equipo y me hizo ilusión. En especial me ilusionó una de ellas, Lorena, con la que compartimos opiniones y misma visión de cómo había evolucionado el equipo que compartimos. Me alegra saber de ella (si me lees, un beso enorme).

El sábado por la mañana, Mitre había organizado un entrenamiento por el río y allá que me fui, a trotar poco y andar mucho. Me ha quedado claro que la rodilla está tocada y tengo que hacer bondad e ir al médico. Una de las cosas que más me gustó de la mañana fue desvitalizar a la parte femenina de No solo de correr vive el runner. Hablamos poco, pero fue un placer. Y un saludo especial a la parte masculina y ánimo con ese descanso 😉

Y por último, esta mañana una amiga se estrenaba en los 21km y de una manera muy especial: por la montaña. Así que allí nos hemos ido. A animarla, aplaudirla y abrazarla. Nos hemos encontrado con Kike y Mercedes de Gent de Foios, que son puro amor y siempre es un placer verles.

Reconozco que me han dado un poquito de envidia, a mi lo de la montaña se me resiste pero me llama mucho. Quiero probar, pero me da mucho respeto. Probaré seguro, que leches. Los miedo están para saltarlos. Aunque tendré que ir drogada de biodramina, que las carreteras secundarias y yo… :S

*MAMOVA: Maratón de Montaña de Valencia.