No tengo ganas de correr. Estoy desmotivada. Llevo casi un mes diciendo: mañana salgo, de verdad de la buena. Y luego nada. Es más, no estoy haciendo nada de ejercicio. Ni Pilates ni nada. Nada. Como mucho, si tengo que bajar a la ciudad, cojo la bici, que esta semana podría decir que han sido unos 27km en total.

Lo que comentaba en el post anterior nada. He hecho números y nada, no me puedo permitir apuntarme al grupo de entrenamiento. Lo de estar en paro empieza a ser asfixiante, pero de este tema no voy a hablar aquí.

Entre otras cosas, estoy desanimada porque la gente que tengo a mi al rededor, salvo contadas 2 personas, están en un plan un tanto insoportable con tiempos, distancias y tonterías varias, que en realidad no lo son, porque son importantes, pero me desprecian, noto su desprecio al hablar, su “tú es que no te lo tomas en serio y por eso no avanzas” o su “me molesta tener que esperarte en las carreras porque SIEMPRE eres la última”. Y eso, gente, desanima mucho.

Empecé a correr para desestresarme, para perder peso, para hacer ejercicio y me picó el gusanillo de las carreras, y me gusta. Me gusta mucho hacer carreras, y sé cual es mi meta en el mundo este del running, pero no me lo están poniendo fácil. Primero porque no encuentro las ganas de correr, las debí de perder en alguna parte, y segundo porque no quiero correr sola, estoy cansada de correr sola. Necesito motivación, necesito a alguien a mi lado que me ayude en los momentos difíciles, necesito a alguien que lleve mis entrenamientos, necesito que se me valore, necesito un puto trabajo…

Estoy muy hasta las narices, como siempre y para variar.

Anuncios